domingo, 30 de marzo de 2014

Habla con tus hijos sobre el mundo que les rodea (4)

Nunca es tarde para implicarnos. En este capítulo se analiza la importante relación que tiene el mejor rendimiento en la lectura en la escuela de nuestros hijos adolescentes con el hecho de hablar con ellos sobre temas sociales y políticos, o acerca de libros, películas y programas de televisión.


Algunos padres creen que una vez que el niño comienza la escuela formal, sólo los maestros son responsables de educarlos. Pero la educación es una responsabilidad compartida, y los resultados del estudio PISA muestran que, incluso los estudiantes de más edad, se benefician cuando sus padres participan activamente en su educación. Y resulta que este tipo de participación no tiene por qué estar directamente relacionadas con el trabajo escolar.

Para determinar qué tipo de participación es beneficiosa para los estudiantes adolescentes, se le preguntó a los padres la frecuencia con la que comentaban con sus hijos de 15 años temas políticos o sociales, mantenían conversaciones relacionadas con libros, películas o programas de televisión, si comían o cenaban juntos, si solían ir a la biblioteca con sus hijos, si hablaban con ellos acerca de lo que estaban leyendo, y si pasaban tiempo conversando.

Los resultados muestran que, en general, los chicos de 15 años cuyos padres muestran un interés activo en sus vidas son más competentes en lectura. Al igual que el hecho de participar en diferentes actividades con los hijos en edades tempranas muestra una relación directa con su competencia lectora a la edad de 15 años, el mostrar algún tipo de compromiso hacia sus hijos adolescentes está más claramente asociado con una mejor competencia en lectura que otros. Por ejemplo, es más beneficioso hablar con un niño de 15 años que ir con él a la biblioteca. A estas edades, los estudiantes parecen beneficiarse especialmente de las conversaciones con sus padres sobre cuestiones políticas o sociales.


PISA también concluye que los estudiantes que hablan de temas políticos y sociales con sus padres disfrutan más de la lectura que los estudiantes que no lo hacen. Esto podría deberse a que los estudiantes que sí disfrutan de la lectura tienden a tener este tipo de conversaciones con sus padres. Además, se ha comprobado que esta asociación trasciende el entorno socioeconómico. En todos los países y economías, estudiantes que conversan con sus padres sobre temas políticos o sociales, disfrutan más con la lectura.

Hablar con adolescentes sobre temas de cierta complejidad, como cuestiones políticas o sociales, también parece estar asociado con que estos estudiantes tengan un mayor conocimiento sobre estrategias de aprendizaje efectivas y, particularmente, mejores habilidades para resumir información leída.

Con respecto a las diferencias de la implicación entre madres y padres, los resultados del informe muestran que las madres son más constantes y más propensas a hablar con sus hijos adolescentes sobre libros, películas o programas de televisión, les preguntan qué están leyendo en ese momento, cómo les va en la escuela... En algunos de los países los padres realizan estas actividades con sus hijos en mayor medida que las madres cuando aparece alguna dificultad en la realización de tareas escolares o tienen que superar algún obstáculo relacionado con su competencia curricular. Esto sugiere que muchos padres son capaces y están dispuestos a comprometerse en la educación de sus hijos a pesar de la idea generalizada de que aún es la madre la que más se involucra en la familia. Aún así, los padres generalmente tienden a involucrarse sólo de manera reactiva, o sea, cuando su hijo atraviesa un momento de dificultad en la escuela. Como muestra este informe, la participación en etapas tempranas por parte de ambos padres puede ayudar a prevenir bajos resultados en la escuela y ayudar a mejorar el bienestar general del estudiante en etapas adolescentes.

¿QUÉ PUEDEN HACER LOS PADRES?




Como se ha visto anteriormente, mantener conversaciones abiertas con los adolescentes sobre temas sociales y políticos, libros, películas, música y otras expresiones y manifestaciones culturales permite a los niños desarrollar opiniones mejor fundadas y les ayuda a mejorar su pensamiento crítico. También disfrutan más de la lectura cuando sus padres muestran interés por lo que leen. Este tipo de participación de los padres puede tener lugar durante la comida / cena en familia, y sólo requiere el tiempo de mantener una charla interesante con los hijos alrededor de la mesa.

Fuente: OECD (2012), Let's Read Them a Story! The Parent Factor in Education, PISA, OECD Publishing.
http://dx.doi.org/10.1787/9789264176232-en