lunes, 30 de marzo de 2015

"No soy de Matemáticas": la falsa creencia

"Con seguridad el mejor camino para despertar a un estudiante consiste en ofrecerle un juego retador, puzle, truco de mates, chiste, paradoja, o cualquiera de entre una veintena de cosas, que los profesores aburridos tienden a evitar porque parecen frívolas" (Martin Gardner - Carnaval Matemático, Prólogo).

"Es necesario romper con la idea preconcebida, y fuertemente arraigada en nuestra sociedad, proveniente con probabilidad de bloqueos iniciales en la niñez de muchos, de que la matemática es necesariamente aburrida, abstrusa, inútil, inhumana y muy difícil. (Miguel de Guzmán Ozámiz - Universidad Complutense de Madrid)
Aprender es y debe ser divertido. No obstante, nos topamos con más frecuencia de la que nos gustaría con un gran número de niños que sufren "las matemáticas".
Muy a menudo, creencias erróneas instaladas en etapas tempranas del desarrollo, provocan bloqueos, barreras, y frustración.
Algunos ejemplos de estas falsas creencias sobre las matemáticas:
La incapacidad para aprender datos o procedimientos con rapidez es señal de inferioridad en cuanto a inteligencia y carácter.
Sólo hay una manera (correcta) de resolver un problema.
Si no se me dan bien las matemáticas, significa que no soy bueno.
La incapacidad para responder con rapidez o emplear un procedimiento con eficacia indica "lentitud".
Comprender las matemáticas es algo que sólo está al alcance de algunos.
Un ejemplo de estas falsas creencias lo podemos ver en esta pequeña viñeta:
Una mujer imploraba desesperadamente al otro lado del teléfono:
"Tememos que nuestro hijo de doce años esté incapacitado para el aprendizaje, que tenga algo en el cerebro. No puede aprender matemáticas. ¿Querría Vd. examinarlo para ver si se puede hacer algo?"
Después de que Mark entrara con mucha vergüenza en mi despacho, sus primeras palabras revelaron su temor:
¡Así que ahora va Vd. a descubrir lo tonto que soy!
Le expliqué que el propósito de la reunión era descubrir qué sabía y qué no sabía de las matemáticas para que sus padres y sus maestros pudieran ayudarle mejor(...)
(Baroody 1988, pp. 75-78).
Algunos las aman y otros las odian. Lamentablemente, lo segundo prevalece sobre lo primero. Sin embargo, muchos de los estudiantes que odian las matemáticas lo hacen porque no saben cómo estudiarlas para obtener buenos resultados. En esta materia,  las horas de estudio no tienen una relación directa con la nota.
Afortunadamente, cuando se trabaja este aspecto de manera alineada con la familia y el centro educativo, el niño llega a entenderlas, a perderles el miedo, e incluso a disfrutarlas.
La matemática es, sobre todo, saber hacer, es una ciencia en la que el método claramente predomina sobre el contenido. Por ello se concede una gran importancia al estudio de las cuestiones  que se refieren a los procesos mentales de resolución de problemas. Por ello, el acento habrá que ponerlo en la comprensión de los procesos matemáticos más que en la ejecución de los mismos.
Cada vez va siendo más patente la enorme importancia y relación que los elementos afectivos pueden tener con respecto a la matemática. Una gran parte de los fracasos matemáticos de muchos de nuestros estudiantes tienen su origen en un enfoque inicial afectivo con componente negativo de sus propias potencialidades en este campo. Por eso se intenta, a través de diversos medios, que los estudiantes perciban cómo se integra el saber matemático en el mundo actual de manera más tangible (por ejemplo, la relación que tienen las matemáticas con los desarrollos tecnológicos que usan todos los días), asimismo, que los estudiantes perciban el placer lúdico que la matemática puede ser capaz de proporcionar, a fin de involucrarlos en ella de un modo más hondamente personal y  humano.
La resolución de problemas es el medio esencial para lograr el aprendizaje y es el método recomendado para poner en práctica el principio general de aprendizaje activo. No obstante, hay que tener en cuenta que hay que hacerlo buscando situaciones reales pertinentes y significativas para el alumno, de otra forma, no le resultará interesante. Los contextos de los problemas pueden referirse tanto a las experiencias familiares de los estudiantes así como aplicaciones a otras áreas de su día a día.
La actividad matemática ha tenido desde siempre un componente lúdico. Por su naturaleza misma, es juego, si bien este juego implica otros aspectos, como el científico, instrumental, filosófico, que juntos hacen de la actividad matemática uno de los verdaderos ejes de nuestra cultura.
Puede ser fácil introducir a los niños de forma agradable en actividades y manipulaciones que constituyen el inicio razonable de un conocimiento matemático. También tenemos nosotros que atrevernos a hacerlo y perder el miedo a explorar herramientas más creativas y menos clásicas.
El gusto por el descubrimiento en matemáticas es posible y fuertemente motivador para superar otros aspectos rutinarios necesarios de su aprendizaje.
"Si la civilización continúa avanzando, en los próximos dos mil años, la novedad predominante en el pensamiento humano será el señorío de la intelección matemática» Whitehead.
La tecnología nos facilita mucho la tarea de motivar a nuestros alumnos hacia el interés por las matemáticas. Tenemos a nuestra disposición infinidad de métodos, aplicaciones (apps), juegos interactivos y actividades, todos orientados al aprendizaje y comprensión de las matemáticas.

Os animamos a que investiguéis al respecto. Estas son algunas recomendaciones:

-"Una historia de las matemáticas para jóvenes" - Ricardo Moreno Castillo y José Manuel Vegas Montaner (2006) Profesores Univ. Complutense de Madrid: Dirigido a quienes quieran conocer el fascinante mundo de las matemáticas a través de su historia.

-Smartick es un método on-line para el aprendizaje de las matemáticas y dirigido a alumnos de Primaria y Secundaria de 4 a 14 años. - http://www.smartick.es/
-El Método Kumon tiene su base de aprendizaje de matemáticas en la propia autonomía e independencia del alumno. Mediante esta autonomía, el alumno es capaz de resolver por sí mismo las dificultades que va encontrando en su aprendizaje, lo que le permite mejorar su autoestima y su propio autoconcepto - http://www.kumon.es/

Fuentes:

-       Tendencias innovadoras en educación matemática - Miguel de Guzmán Ozámiz - UCM

-       Santiago Moll - Justifica tu respuesta - Blog para Docentes
-   J.D. Godino, C. Batanero y V. Font - Facultad de Ciencias de la Educación - Departamento de Didáctica de la Matemática - Universidad de Granada

-     Una historia de las matemáticas para jóvenes - Desde la Antigüedad hasta el Renacimiento - Ricardo Moreno Castillo, José Manuel Vegas Montaner - Nivola 2006