lunes, 27 de julio de 2015

Aprendizaje personalizado: El modelo educativo que está llegando

“Aprendizaje personalizado” es un término que cada vez se está haciendo más común en la medida en la que la educación se vuelve más ambiciosa y orientada hacia la consciencia de sí mismo, alejándose del modelo clásico de enseñanza hacia un modelo donde emergen nuevas herramientas y nuevas formas de pensar (como el blended learning  o el aprendizaje basado en el juego) que son utilizadas para diseñar una experiencia de aprendizaje que realmente llene la necesidad existente en el mundo actual.

El aprendizaje personalizado es cualquier tipo de experiencia de aprendizaje que es auto-iniciada y auto-dirigida en busca de resultados que son, primero que todo, personales. Esto incluye la identificación de tópicos y temas potenciales, la autoevaluación, la conexión con pares y expertos, y otros componentes importantes presentes en cualquier proceso de aprendizaje verdaderamente significativo. El resultado final es, idealmente, un estudiante o aprendiz instruido, tanto en el contenido, como en el proceso de aprendizaje. No es sólo aprender, sino además comprender de qué forma se aprende, así como el mundo que nos rodea.


Bajo la aproximación del modelo clásico de enseñanza, los estándares son “un conjunto de competencias institucional y políticamente establecidas que pueden ser testadas, medidas y convertidas en datos para mejorar y refinar el proceso de enseñanza”. El aprendizaje personalizado, por su parte, persigue un marco más “superficial” de competencias y se enfoca en su lugar en el proceso de aprendizaje en sí mismo, lo cual tiene mucho sentido en el mundo actual en el que vivimos, rico y repleto de información.

Un ejemplo puede ayudarnos en la comprensión del término de “aprendizaje personalizado”. Pongamos el ejemplo de un hombre mayor que tiene dolores de espalda y busca un quiropráctico que le ayude a correr, saltar y levantar objetos con la habilidad de hace 5 años atrás. Tras hacer una prueba de rayos X y revisar los resultados obtenidos en una resonancia, los médicos crean una rutina de ejercicios para él y acude a completar dicha rutina 3 veces a la semana, durante un período de 1 mes, acompañada por otros tratamientos.

A medida que avanza el tratamiento, al hombre le llama la atención que nadie extrae nueva información o datos acerca de su progreso o estado: amplitud de movimientos, umbrales de dolor, revisión de resultados u otros aspectos que luego puedan ser utilizados para modificar y personalizar el plan de tratamiento más general. Al mirar a su alrededor, se da cuenta que la superposición –la coincidencia- de los cursos de tratamiento entre otros pacientes y el suyo es de alrededor un 90%. Hacen prácticamente los mismos ejercicios, de la misma forma, por la misma cantidad de tiempo y en el mismo orden cuando, más allá de una necesidad universal de ganar fuerza en el torso/espalda, existen pocas posibilidades de que sus cuerpos, las lesiones y sus necesidades fueran tan similares como para llevar exactamente el mismo curso de tratamiento.

Este ejemplo es un reflejo de lo que a menudo sucede en el contexto de clases, lo cual resulta asimismo inquietante. Más allá de algunos intentos breves y menores de verdadero aprendizaje personalizado, las instrucciones y la forma de impartir los contenidos suelen ser generalizadas, directas (el estudiante suele permanecer en un rol pasivo de “recepción”) y poco integrativas.

Afortunadamente, existen hoy en día varias iniciativas en este sentido en España, la mayoría de ellas privadas, algunas concertadas y consideradas como experiencias piloto con posibilidad de continuidad y ampliación en los próximos cinco años. Se trata de colegios que creen en el aprendizaje personalizado, en el aprendizaje basado en el trabajo cooperativo que huye de verdades absolutas y plantea preguntas abiertas, colegios en los que el estudiante es el protagonista del proceso de aprendizaje y el maestro ha dejado de ser la figura del que todo lo sabe y ahora es el que acompaña y guía al alumno a través de trabajos por proyectos, espacios diáfanos y muy distintos de los tradicionales.

Finlandia lleva años apareciendo en los primeros puestos de los países en los que los estudiantes sacan mejores resultados y ahora anuncia una reforma de ese sistema para adecuarse a los nuevos tiempos.

Pasarán de enseñar por asignatura a enseñar por situaciones prácticas para preparar a los estudiantes para afrontar un futuro profesional más adaptado a los tiempos actuales. También evitarán que los alumnos se sienten pasivamente en sus sillas a escuchar al profesor, o esperar a ser preguntados. En vez de ello se busca un acercamiento más colaborativo, donde los alumnos trabajen en pequeños grupos para resolver problemas mientras mejoran sus capacidades de comunicación. Una nueva forma de rediseñar el sistema preparando a los niños para un futuro con capacidades que son necesarias ya hoy y lo serán más el día de mañana.

“Justo a tiempo, justo lo suficiente y justo para mí” es una forma sencilla de articular el concepto de diferenciación/personalización del aprendizaje.


Es de gran importancia el hecho de que tanto padres como educadores estemos dispuestos a cambiar nuestras perspectivas para tomar consciencia de las necesidades actuales en cuanto a la enseñanza, así como a los estándares actualmente estipulados en un marco más convencional que no deja de afectar aquello que exigimos y esperamos de los estudiantes, así como la forma en la que los acompañamos en el transcurso de su aprendizaje.

Fuentes:
-A simple way to clarify personalized learning- Terry Heick para Teachthought
-The definition of personalized learning - Terry Heick para Teachthought