martes, 16 de agosto de 2016

14 mensajes que todo estudiante necesita escuchar de su profesor

Este es un post sencillo acerca de los mensajes que han de subyacer a la relación estudiante-
profesor (o estudiante-colegio) para poder construir relaciones duraderas y verdaderamente nutritivas para ambos.


1. "No se trata de cuánto sepas, sino de qué haces con lo que sabes"
Cuando el conocimiento que se va adquiriendo tiene un escenario de aplicación en la vida del estudiante, aumenta la motivación durante el proceso de aprendizaje. Que el profesor y el colegio acojan esta idea –casi como si de un mantra se tratase- en lo cotidiano, lo cambia todo, mejora y enriquece la experiencia del alumno.

2. "Me importas, eres importante"
“…Y también por ello el aula es un espacio creado para ti”. Ha de ser un espacio ajustado a las necesidades, características e inquietudes de los estudiantes.

3. "La palabra «inteligente o listo» no significa nada"
Todos somos listos o inteligentes en en algún área del conocimiento y de la vida. Las etiquetas limitan y excluyen. Cuando las usamos como reforzamiento positivo dentro de un grupo es muy difícil controlar que no estén funcionando como algo limitante para el miembro del grupo que no la recibe. Reforcemos procesos y actitudes (“esa respuesta ha sido muy creativa”, “me encanta ver lo curioso que eres con los temas de Naturales”…).

4. "Perteneces"
“Estás aquí, porque formas parte de este grupo, aquí y ahora”. Está ampliamente extendida la imagen del profesor como juez más que un mentor que acompaña en el proceso de adquisición de conocimientos, así como la imagen de los compañeros como competidores o críticos. En un ambiente en donde el estudiante siempre tiene algo que demostrar a los demás para sentirse valioso, su individualidad y sentido de pertenencia quedan relegados a un segundo plano.  Fomentar el sentido de pertenencia y la tolerancia a lo individual es una enseñanza única y fundamental. En especial que el estudiante sienta que es capaz de conseguir logros y que el grupo y el profesor están allí para ayudarle a hacerlo.

5. "El pasado es pasado, hoy es hoy"
Muchos estudiantes limitan sus oportunidades de aprendizaje dado el contexto emocional que sugiere para ellos sus fallos y errores anteriores, ya que estos al ser vistos como algo negativo,  generan un estado emocional que les bloquea. El pasado es solo relevante para el ahora cuando nos valemos de este y podemos usarlo para progresar, de lo contrario es mejor entender lo sucedido y seguir adelante.

6. "Eres más que una calificación o una nota"
Una nota en un trabajo, examen, final… no es la imagen total del estudiante. Démosle la oportunidad de verse en todas sus facetas y no solo en lo que una puntuación puede reflejar.

7. "Debe importarte más de lo que a mí me importa"
El estudiante ha de saber que es el autor principal de su vida y eso incluye lo académico. Si otorga una importancia sincera a lo que hace y dice, todo resulta más sencillo.

8. "Tu única competición es contigo mismo"
Es positivo mostrar al alumno que se trata de un viaje personal en donde no caben comparaciones con el “viaje” de otro compañero. Las comparaciones suelen limitar la ayuda entre estudiantes, fomentar la dependencia en el juicio o criterio externo y limitan la capacidad de los estudiantes de centrarse en su propio proceso y trabajo.

9. "Aprender debería hacerte sentir bien"
Y si no es así, ha de haber un espacio de confianza para que el estudiante lo comunique al profesor y/o a sus padres.

10. "Los errores nos ayudan a crecer"
Cometer errores es algo natural. Es necesario ser valiente, tomar ciertos riesgos y aprender de los errores. El aula es un lugar para practicar, el aprendizaje es práctica y la práctica incluye errores. Señalar este aspecto en clase a lo largo de todo el curso, hará que los alumnos consigan cambiar el paradigma que socialmente se tiene con respecto al error y al fracaso.

11. "Yo también soy una persona"
“Soy tu profesor, enseño pero soy más parecido a ti de lo que podrías pensar. Algunas veces cometeré errores y algunas veces también necesitaré de tu ayuda”. La autoridad se puede ejercer desde un papel de sensatez, empatía y entendimiento. La capacidad autocrítica del profesor se hace en este punto esencial. Transmite un valor fundamental, la humildad, que de practicarla en el aula con los estudiantes, genera reflexión en el alumno y un respeto genuino hacia el profesor.

12. "Soy tu profesor, de por vida"
“Si necesitas algo más adelante en tu vida, no dudes en buscarme”. La mayoría de los estudiantes una vez finalizado el periodo académico, pueden recordar a uno o varios profesores que han marcado la diferencia en su proceso de aprendizaje y en sus vidas. Las enseñanzas de un profesor no tienen por qué limitarse a una materia o a algo efímero, pueden ser duraderas y enriquecedoras.

13. "Importas"
“Importas para mí y para muchos otros en tu vida. Eres considerado por otros y escuchado aunque no te des cuenta de ello, y todo lo que haces tiene un impacto en los que están a tu alrededor”. Este mensaje enseña la interconexión y relaciones de influencia múltiple que caracterizan la vida en sociedad, por lo que hacer protagonista al estudiante de sus actos en sociedad constituye también una función primordial del proceso de aprendizaje.

14. "Eres capaz de muchas cosas"
Cosas que el estudiante desconoce que es capaz de hacer, pensar, o amar. Que el profesor pueda tener la mente abierta para explorarlas y saber que muchas veces indagar en este universo de opciones es una experiencia atemorizante para el alumno, se convierte en un campo abierto de posibilidades desde un lugar de seguridad y acompañamiento. Los estudiantes a menudo nos sorprenden. No pongamos un límite a las cosas que creemos que son capaces de conseguir.